Saltar al contenido
Mitologia y Ocultismo

Ikâ-eshkín

El niño del amanecer. Después de que el mundo acabara de ser creado por Iltchí-dishísh, trajo frutos para el apoyo de las personas. Él arrojó agua sobre el mundo; se convirtió en niebla, y descendiendo sobre la tierra, hizo crecer a todos, y los frutos y los árboles brotaron en los cuatro cuartos de la tierra.

Tambien te puede interesar: